Lady Di y su lucha contra el estigma del VIH

Diana Fances Spencer, nacida en el seno de una familia aristocrática británica, el 1 de julio de 1961 en Sandringham, Inglaterra. Más conocida como Lady Di, Princesa de Gales.

Khaleesi de los años 80, rompedora de cadenas y estigmas. Su actitud natural hacia su familia y su timidez extrema provoco la ternura y admiración de medio mundo durante su matrimonio con el Príncipe Carlos de Inglaterra.

Además de consagrarse en la princesa del pueblo inglés, se convirtió en un icono en la lucha del VIH y su estigma.

“Ella sentía la responsabilidad de poner el foco en las personas y los asuntos que a menudo se ignoraban… y sabía que el VIH era una de las cosas que muchos querían ignorar”.

Así se refería recientemente el Príncipe Harry a su madre en la entrega de un premio en los Attitude Awards que reconoce el trabajo de la princesa Diana en la lucha activa contra el VIH durante la década de los 80.

No solo era consciente del estigma que suponía tener VIH en aquellos años, también sabía que ella tenía el poder de empezar a cambiar esta invisible marca que perseguía a las personas con VIH/SIDA.

Durante una visita al centro hospitalario para personas enfermas, Casey House, ubicado en Toronto, Canadá, decidió fotografiarse tocando la mano de un paciente, cuando la prensa amarilla difundía que el VIH y el sida se contagiaba solo entre personas homosexuales solo con tan solo darse la mano, algo que a todas luces es completamente falso. La foto no solo sirvió para “demostrar” que no era así, si no que ayudo a los afectados a desestigmatizar la enfermedad.

Diana_VIH

(Crédito de la foto: Getty Images, Tim Graham)

Pero esa no fue la primera vez que Diana mostró afecto y compasión por personas que vivían con esta enfermedad. En abril de ese mismo año, la princesa visitó una residencia brasileña para niños abandonados, muchos de los cuales tenían VIH o habían desarrollado el sida.

Más tarde en octubre de 1995, las visitas de Diana al centro de pacientes de London Lighthouse (centro para pacientes con VIH/sida) se volvieron frecuentes, convirtiéndose en un referente en la normalización de la enfermedad.

En estos años Diana miro de cara a esta enfermedad afrontando la muerte de amigos como Adrian Ward-Jackson, uno de los directores del Royal Ballet británico. En aquel entonces terminó interrumpiendo sus vacaciones para acompañar a sus familiares en el ultimo adiós al director.

 

Durante este tiempo la Princesa de Gales recibió numerosas cartas protesta según informaba el diario británico Daily Mirror por su destacado papel en contra del estigma del sida. La todavía esposa del Príncipe Carlos contestó a todas ellas anunciando a sus detractores, que sus criticas solo incrementarían sus esfuerzos a favor de estas personas.

Didi

El Príncipe Harry recordaba el importante papel de su madre en la lucha contra el estigma del VIH, tras recoger el premio otorgado en los Attitude Awards.

“Diana sabía que la falta de información sobre esta enfermedad, relativamente nueva en los 80, estaba dando pie a una situación peligrosa cuando se mezclaba con la homofobia. La gente estaba siendo apartada de sus comunidades e incluso de sus familias, simplemente por estar enferma”.

En definitiva, una leyenda que sigue viva veinte años después de su fatídico fallecimiento en un accidente de tráfico, una persona que cautivó más por lo que nunca llegó a ser que por lo que realmente fue.

Luchadora de las causas políticamente incorrectas y rompedora de estigmas. Una mujer admirable en su lucha contra el VIH y el sida.


Entradas relacionadas