Pedro Zerolo y su plaza con un gran lazo rojo

Zerolo era un hombre sincero, proactivo, formado y sobre todo humilde, al defender las causas no justas a los colectivos que necesitan voces reconocidas. Pedro González Zerolo nació en Venezuela y fue político, en concreto, miembro de la Ejecutiva Federal del PSOE y Secretario de Movimientos sociales y Relaciones con las ONG. Asimismo, desde 2003 fue concejal en el Ayuntamiento de Madrid, hasta junio de 2015 que falleció por cáncer de páncreas.

Presidió la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales, uno de los activistas más conocidos que defendían los derechos de este colectivo. Pero no solo eso, también luchó por destigmatizar el VIH y apoyo a todas las personas con VIH tanto dentro como fuera de España.

Uno de los proyectos que quería implantar e impulsar era “la Ley de Igualdad de Trato y no Discriminación que incorporé el VIH como uno de los tipos de protección frente a la discriminación que sufren o puedan sufrir las personas que viven con VIH”, pero jamás se llegó a incluir esta medida. También propuso al gobierno cambios legislativos muy necesarios para cambiar el concepto y la consideración del VIH, “de infecto-contagiosa a infecto-transmisible”. Con ello, la inserción socio-laboral sería mayor para apoyar y promover el estigma del VIH.

Su lucha fue tan célebre que Madrid decidió hacerle un homenaje por la causa y los derechos que defendió. Por ello, la plaza de Vázquez de Mella, en el barrio de Chueca, cambio su nombre por plaza de Pedro Zerolo en mayo de 2016.

Además, la entrada a esta ilustre plaza contiene un gran lazo rojo, el cuál da acceso al parking público vigente. Esta escultura es uno de los pocos monumentos representativos de VIH que existen en España. El lazo rojo da un toque artístico, cultural y reivindicativo cuyo fin es eliminar los clichés del VIH en la sociedad española.

Este proyecto fue diseñado y realizado por la arquitecta Teresa Sapey, su principal idea con el lazo rojo era hacerlo relevante como icono urbano al igual que un espacio inspirador y de encuentro para los madrileños.

Zerolo dejó una gran huella en la sociedad, y nos enseñó que la diversidad tiene que formar parte de nosotros. El aprender a tratar con igualdad a todos, sea de la condición que sea.


Entradas relacionadas