Mujeres embarazadas y VIH: por qué hacerse la prueba es importante

El 62% de las mujeres en edad de procrear no se han realizado la prueba de VIH nunca.

Uno de los objetivos de ONUSIDA es acabar con la transmisión vertical del VIH de madre a hijo. En España estamos cercanos de conseguirlo, pues es inferior al 1%, pero todavía se dan algunos casos en entornos en los que el embarazo no está controlado.

Es conveniente recordar cómo se puede transmitir el VIH de madre a hijo, y es en cualquiera de estos tres supuestos: durante el embarazo, durante el parto vaginal y por último a través de la lactancia materna.

Una mujer embarazada y portadora del VIH puede evitar la transmisión del virus al bebé siguiendo las indicaciones médicas. Es una de las formas de crear generaciones libres de VIH. Para conseguir la transmisión vertical cero es necesario atender a ciertas pautas como mujer embarazada. Y lo primero de todo es conocer nuestro estado virológico, algo en lo que en muchas ocasiones la población general no considera necesario, a pesar de las consecuencias que tiene adquirir un virus como el VIH que acompaña al paciente el resto de su vida.

En España, el 33% de las personas que tienen VIH no conocen que lo tienen (Datos del Ministerio de Sanidad Servicios Sociales e Igualdad), y pueden seguir transmitiéndolo a otras personas. Las relaciones basadas en la confianza mutua no son sinónimo de estar libres de VIH. Es por tanto una buena práctica realizarse la prueba de VIH si se han tenido parejas anteriores y se han mantenido relaciones sin protección. Según un estudio que hemos realizado entre personas adultas, tan solo el 18% de la población se realiza la prueba del VIH al menos una vez al año, a pesar de que el 25% de la población general no usa el preservativo o solo lo usa de forma ocasional cuando no tiene pareja estable.

En el caso de las mujeres, y cuanto más jóvenes son, los datos denotan una percepción menor del riesgo frente al VIH, puesto que solo el 7% de las jóvenes entre 18 y 24 años se realizan la prueba del VIH al menos una vez al año, a pesar de que el 18% de las mujeres de esa edad mantienen relaciones sexuales sin preservativo.

Estos datos alertan en sí mismos en torno a dos tendencias, una, la relajación en la prevención que hace que estén aumentando considerablemente las ITS entre la población joven, y dos que el VIH no se consiga reducir ni frenar en nuestro país.

Si nos fijamos en edades en las que es probable que la mujer planifique un embarazo, encontramos que se reduce el número de mujeres que nunca se han realizado la prueba del VIH, pero aún así, de media, el 62% de las mujeres encuestadas nunca se han realizado la prueba del VIH, porcentaje que se reduce mucho en la franja de edad de 31 a 40 años, donde la mitad de las mujeres nunca se ha realizado la prueba, y en el caso de las mujeres que superan los 41 años, desciende hasta el 41% de las mujeres aquellas que nunca se ha realizado la prueba de VIH.

mujer embarazada y sida

Autoinseminación vía Internet. Nuevos riesgos de transmisión.

Las nuevas tendencias de reproducción asistida pueden ser crear nuevamente una alerta sanitaria en torno al VIH y otras infecciones de transmisión sexual, puesto que no se están estableciendo controles sanitarios. La inseminación artificial a través de Internet se ha disparado, y recientemente conocíamos que al menos 2.000 españolas se han gestado mediante semen a domicilio traído desde Dinamarca. Se trata de un método barato, sin intermediarios, pero que presenta riesgos que ya están alertando los profesionales sanitarios y las autoridades.

Esta falta de control puede derivarse en malformaciones, o la transmisión de enfermedades infecciosas como el VIH o la hepatitis C, además poniendo en riesgo al feto, puesto que la utilización de este método sin el control y conocimiento del un profesional sanitario, derivará en un control rutinario que puede pasar por alto otros riesgos.

¿Debería hacerme la prueba del VIH si estoy embarazada o planeo estarlo?

Sin duda, la respuesta es rotundamente sí. Es la única forma de que evites que el bebé adquiera el virus si ya lo tienes, y además podrás tener acceso inmediato a tratamiento que mejorará tu calidad de vida. Actualmente existen tratamientos antiretrovirales que mantienen a raya el virus impidiendo la proliferación del mismo y el desarrollo del estado de sida de la enfermedad. En los últimos años se ha aumentado considerablemente la esperanza de vida de las personas que viven con VIH hasta tal punto que en España, más del 50% de las personas que viven con el virus llevan con el mismo más de 15 años.

 

Recursos:

Guía práctica sobre embarazo en mujeres infectadas por el VIH (MSSSI)

https://www.msssi.gob.es/ciudadanos/enfLesiones/enfTransmisibles/docs/embarazoPadresFeb08.pdf

 

 


Entradas relacionadas