La prevención en el sexo anal

Hoy en #compartirmomentos queremos hablar de un tema “tabú”, tal vez un poco comprometido, que no pasa desapercibido y del que normalmente se suele evitar hablar: el sexo anal.

Como cualquier otro tipo de práctica, el sexo anal expone a algunos riesgos y los más frecuentes son la propagación de infecciones de transmisión sexual (VIH, sífilis, herpes genitales o gonorrea) y otras enfermedades como el papiloma humano o la hepatitis. Además se pueden producir desgarros, lesiones y hemorragias que pueden generar infecciones. Por eso, una de las primeras y principales precauciones para combatir estos riesgos, es la higiene.

Actualmente, el sexo anal sin protección es la práctica con más probabilidad de transmisión del VIH, debido a que la capa de células que forman la mucosa rectal es muy fina, por lo que resulta fácil de romper permitiendo que se pueda introducir el virus. Por ello es importante que conozcamos los riegos y pongamos medidas para poder disfrutar de un sexo anal seguro.

Estadistica

Fuente: Centro de control y prevención de enfermedades de EE UU  Get the data  Created with Datawrapper

Hace unos meses se celebró en Ámsterdam la Conferencia Internacional sobre el sida. Parte de ella estuvo dedicada a presentaciones y estudios dedicados al análisis de los riesgos de infección que conlleva esta práctica. Bajo el titulo “Sexo anal de arriba abajo, creencias, comportamientos y políticas para una mejor salud” activistas e investigadores del colectivo LGTBIQ debatieron y expusieron los pros y los contras de los diversos métodos de protección.

Según Jose Bauermeister, de la Universidad de Harvard, los estudios son escasos y centrados normalmente en los hombres homosexuales, mientras que la práctica está creciendo en otros grupos. Una encuesta de 2010 en Estados Unidos muestra un aumento de la práctica de sexo anal en mujeres: una de cada cuatro de entre 20 y 29 años afirmaba haberlo practicado.

El Condón es la mejor solución

Con la creación de diferentes métodos de prevención, ha surgido un movimiento que opta por abandonar el condón, pero los científicos insisten que no se debe sustituir el preservativo por ningún otro método, ya que este sigue siendo la forma más segura y recomendada para prevenir el VIH y otras enfermedades venéreas.

Otro elemento analizado ha sido la utilización, en el coito anal, de lubricantes. El dermatólogo Henry De Vries explicó que los de agua junto con los profilácticos son los más seguros, al ser menos agresivos para la mucosa.

En conclusión, si quieres #compartirmomentos con esta práctica, es importante que lo hagas SIEMPRE con preservativo, dado que es la que más riesgo de transmisión de ETS conlleva.


Entradas relacionadas