Juntos conseguiremos frenar el VIH

El VIH ya no es una sentencia de muerte como hace años, sino una patología con la que hoy se puede convivir con una expectativa de vida completamente normal. Sin embargo, las ETS siguen siendo un problema por sus importantes implicaciones clínicas, los costes de atención médica y el estigma social. Sin mencionar que los más de 3.350 nuevos casos que se registraron en 2016 en nuestro país indican una tendencia que no muestra signos de disminuir.

Hace tiempo que las informaciones sobre cómo prevenir el VIH son más que conocidas, pero todavía hay mucha confusión. Muchos no se preocupan, aún creen que el VIH afecta sólo a algunas personas en función de sus estilos de vida. Otros están aterrorizados de una manera excesiva e injustificada. En ambos casos, la percepción del riesgo está condicionada por estereotipos y prejuicios que desvirtúan la realidad de la enfermedad y los pacientes.

Por esto hay que volver a recordar algunas claves para la prevención del VIH.

¡Explora la galería y descúbrelas!

 

  1. Relaciones sexuales con protección

El VIH es un virus que se transmite a través del líquido seminal, la secreción vaginal y la sangre. La principal fuente de contagio son las relaciones sexuales con penetración sin protección.

Por lo tanto, el uso del preservativo en las relaciones sexuales es la primera regla de prevención, sobre todo cuando éstas se mantienen con una pareja ocasional.

Es especialmente importante hacer hincapié en el uso del preservativo en los jóvenes, no sólo como protector del VIH y de embarazos no deseados, sino también contra otras enfermedades de transmisión sexual que se están diagnosticando con mayor frecuencia como la clamidia, la sífilis, pero también los condilomas virales y las hepatitis A y C.


Entradas relacionadas