“Visibilizarse ayuda a desmitificar falsas creencias sobre el VIH”

Xiana Albor se sienta en el sofá de compartir momentos para contar su experiencia con el VIH. Diagnosticada con 27 años, ahora tiene 34, y es una mujer feliz, apasionada por su trabajo, alegre y que irradia positividad. Si hay que desmontar falsos mitos en torno al VIH, su cara y su visibilidad como persona que convive con el virus, desmonta prejuicios solo con mirarla y escucharla . Y eso hicimos el pasado jueves 4 de mayo en la Facultad de Trabajo Social de la Universidad Complutense de Madrid, junto con alumnos de trabajo social y la Asociación IMAGINA MÁS, admirarla, escucharla y compartir buenos momentos con ella a través de su historia.

Con mucho humor cuenta que en su familia no recibió ningún tipo de información sobre sexualidad, a pesar de tener formación médica.

Mi propia abuela, cuando salía una escena de sexo, se ponía delante de la tele, para taparla y que no la viéramos.

De ahí surge que cuando se entera que su test de VIH aparece positivo en una consulta ginecológica habitual, se sienta perdida y en un principio se le venga el mundo encima.

¿Cómo viviste el proceso?

Al principio fatal. Todo es un drama. El efecto de horror y pavor sobre el sida sigue. Al principio lo vives mal. No se lo dices a nadie. A la primera persona que se lo conté fue a mi hermana. No sabía si podía abrazarla. Por suerte mi padre, que es médico, nos tranquilizó a todos y nos dijo que no pasaba nada, que nos podíamos besar y abrazar sin ningún problema.

Y sobre el VIH queda claro que sigue existiendo miedo y desconocimiento acerca del mismo, pero ¿son los miedos menos que la realidad?

Exacto. Las personas con VIH tendemos a magnificarlo todo al principio.

Xiana, que escribe el blog “MUJER Y VIH” en IMAGINA MÁS, pensaba al principio que solo los toxicómanos y los homosexuales tenían sida. Pero pronto empezó a informarse sobre la infección y la enfermedad, ganando confianza en sí misma.

xiana2

¿Te costó mucho visibilizarte como VIH?


Es algo que no tiene retorno. Te hace seguir hacia delante por la gente a la que ayudas. Casi todos los días recibo consultas de personas que se acaban de enterar que tienen VIH. La responsabilidad de cada persona que vive con el VIH es la de visibilizarse, porque ayuda a desmitificar falsas creencias sobre la enfermedad.

En el terreno personal, ¿también te visibilizas a la hora de mantener una relación con una persona.?

Me siento más cómoda al comentar que tengo VIH antes de tener una relación sexual. Esto es súper personal, porque yo estoy indetectable pero prefiero decirlo, y por decirlo, así estoy, a dos velas.

¿Notaste exclusión social entre tu propio entorno?

No, pero cuando me hice visible, si que me empezaron a escribir con cotilleos de si me había relacionado con otras personas y no se lo había dicho..

¿Qué papel juega Internet en la información que recibe un paciente recién diagnosticado de VIH?

Yo por suerte tuve a un doctor de mi zona que me informó y me tranquilizó de todo. Es importante que te lo expliquen, porque en internet hay muchas burradas. De hecho conozco una chica que estaba en una escuela espiritualista a la que convencieron de que no existía el virus. Abandonó la medicación y falleció.

¿Crees que existe mayor estigma hacia las mujeres con VIH que hacia los hombres?

Creo que sí porque nosotras mismas nos damos de latigazos. En países occidentales el VIH está más presente en hombres que en mujeres, y las mujeres en los estudios estamos infrarrepresentadas y además nos da miedo hablar. Tanto de VIH como de menstruación. Nos da vergüenza hablar de sexo, practicarlo, no hay límites definidos, si tenemos mucho somos muy promiscuas y si tenemos poco somos unas monjas. Además queda mucho por hacer en el terreno de la liberación sexual y personal. 

Si le preguntas a Xiana sobre cómo mejorar la vida de los pacientes con VIH ella pide que algún día llegue la cura o que sea posible al menos solo tomar una pastilla o una dosis inyectable cada cierto tiempo, como ocurre con otras enfermedades. Pero ella sigue pensando en la prevención, y le lanza a los alumnos el reto, y la pregunta. ¿Qué haríais vosotros para llegar antes a los jóvenes? Y los jóvenes lo ven claro. Ven generalizado el acceso a los primeros contactos sexuales cada vez a menor edad, pero también que las campañas que reciben los adolescentes solo se objetivan en torno a la contracepción y no poniendo el foco en las ETS. Por ello creen que es necesario no solo hablar de prevención, sino también de sexo en las aulas.

 


Comenta

comentarios