Existe la sensación generalizada de que el VIH ya no es importante

La gira de universidades de #compartirmomentos aterrizaba el pasado jueves 4 de mayo en la Universidad Complutense de Madrid, en la Facultad de Trabajo Social de Somosaguas, de la mano de la ONG Imagina MÁS. Al igual que en anteriores actos, los estudiantes asistentes tuvieron la oportunidad de conocer la realidad del VIH de primera mano, a través de un profesional sanitario y un paciente que se sentaron en el chester de #compartirmomentos.

El doctor Vicente Estrada, Facultativo de la Unidad de Enfermedades infecciosas del Hospital Clínico San Carlos, explicó con la moderación de Iván Zaro, conductor del acto y miembro de Imagina MÁS, cómo es convivir con el VIH a día de hoy, a estudiantes de trabajo social que entrarán en contacto con personas que conviven con el virus o que estarán en grupos en los que la prevención e información es tan importante, como lo es en el colectivo de hombres que tienen sexo con hombres.

Pero el VIH no entiende de género ni de conductas sexuales, y por ello, en esta ocasión, también se contó con la presencia de Xiana Albor, paciente visible con VIH y autora del blog “Mujer y VIH”, del que podrás leer la charla próximamente aquí en compartirmomentos.es

Compartirmos momentos con el Doctor Vicente Estrada en el que ofrecemos las respuestas de la entrevista que Ivan Zaro le realizó ante los alumnos de trabajo social, y en la que hemos incorporado algunas de las dudas de los propios alumnos.

¿Qué es el VIH?

Es un virus que se reproduce en el organismo y que ataca a las defensas del organismo, hasta que llega un momento en que las defensas están tan bajas que genera la enfermedad del sida, afectando a distintos órganos del cuerpo al tener las defensas tan bajas y que puede producir fallos multiorgánicos.

¿De dónde surgió el virus del VIH?

Parece ser aunque no está probado el VIH es un retrovirus que parece proceder de los simios. Ha habido muchos retrovirus, que tienen RNA, material genético que se convierte en ADN. Los retrovirus han convivido con nosotros durante mucho tiempo.

¿Cuál es la principal vía de transmisión actualmente?

La principal vía de transmisión actualmente es la sexual. Otras vías como la parental por compartir jeringuillas actualmente ha pasado a un segundo plano.

¿Existe algún tipo de síntoma que indique que te has infectado?

Las personas que lo han adquirido recientemente pueden tener un cuadro viral atípico, con fiebre, malestar, parecido a un catarro, pero no hay síntomas específicos ni generalizados. Más avanzada la infección e incluso cuando ya se ha desarrollado el sida existen otro tipo de síntomas de malestar general, diarrea crónica, etc.

¿Qué crees que podríamos hacer para reducir estas cifras de más de 3.000 nuevas infecciones anuales en todo el estado español?

Es esencial que una persona con una vida sexual activa se realice pruebas de VIH de forma periódica. Lo recomendable es cada 3 o 6 meses. Y hacerse la prueba siempre que tengas dudas o tengas una sospecha de un contacto de riesgo.

Hay una sensación de que el VIH es una infección que no es importante. Eso es un error. Es necesario informar a la sociedad. Concienciar que hay métodos seguros de prevención como el uso del preservativo en personas que tienen un riesgo muy identificado y en casos muy seleccionados.

¿Cuáles son los grupos de riesgo? ¿Qué perfiles existen?

Actualmente a la consulta llegan sobre todo hombres que tienen sexo con hombres, que no han tomado las precauciones necesarias y que quizás no hayan estado informados de lo que fue el sida en los años 80 y 90.

Las personas recién diagnosticadas son muy contagiosas, y son capaces de infectar a un clúster de muchas personas. El pool de gente no diagnosticada es clave. Lo importante es no coger el VIH.

¿Cuáles son las principales preocupaciones de los pacientes?

Cualquier persona acude al médico para encontrarse bien. A los pacientes que conviven con el VIH les preocupa su futuro y las reacciones o efectos secundarios de los tratamientos. La transmisión de la infección es un tema recurrente, tanto si están o no están en pareja, y la posibilidad que tienen de infectar cuando mantienen la carga viral indetectable.

Se planteó recientemente realizar la prueba del VIH en atención primaria. ¿Qué le parece?

Me parece correcto, pero en mi opinión eso no va a darnos nuevos diagnósticos, hay que centrar el objetivo en colectivos vulnerables y más expuestos a contraer el virus.

¿Participa la familia en las consultas médicas junto al paciente?

No es raro que aparezca el padre, la madre y el paciente. Hay de todo. Hay familias que apoyan y familias a las que el propio paciente le oculta su condición serológica. Pero mi experiencia en general cuando acude la familia es muy buena, porque ayuda al paciente y mucho.

¿Puede nacer un niño con VIH?

En ningún caso. Si la madre tiene VIH y está diagnosticada no se va a transmitir la infección porque se toman las medidas adecuadas en el entorno sanitario. Solo se puede dar el caso cuando no se conoce la infección de la madre y esto es muy raro que ocurra si el embarazo ha sido controlado por un profesional sanitario.

¿Cuáles son los mejores avances que recuerda en torno a la investigación sobre el VIH?

Recuerdo la época de los años 80 que fue horror. No existía información, ni investigación. Ni siquiera se sabía en un principio cómo detectarlo. El primer avance notable fue el análisis de la carga viral, que sirve muy bien para identificar el desarrollo de la enfermedad. Lógicamente también a lo largo de los años son destacables los avances en los tratamientos, que han mejorado muchísimo tanto en eficacia como en seguridad.

Hace 10 años el paciente cada ocho horas sostenía las pastillas en dos manos. Hoy en día con dos o tres comprimidos, tienen acceso al tratamiento.

¿Qué es lo que dificulta la cura del VIH?

Que el VIH se queda en nuestras células de memoria o en lo que llamamos reservorios, donde no acceden los fármacos. Es un tema biológico el que impide que el VIH desaparezca completamente del organismo.

vih

Hay una conocida y extendida estrategia denominada 90 90 90 de ONUSIDA en la cual se propone que en 2020 el 90% de las personas que viven con el VIH conozcan su estado serológico, que el 90% de los diagnosticados reciban terapia antiretroviral continuada y que el 90% de los diagnosticados mantengan carga viral indetectable ¿Seremos capaces de llegar a 2020 a estas tasas en España?

Una vez diagnosticado el VIH, nuestro sistema sanitario funciona muy bien y el 95% están tomando la medicación y son capaces de mantener la carga viral indetectable. El foco debe centrarse en los infectados no diagnosticados.

 


Comenta

comentarios